HOLA, BIENVENID@S

Te propongo incentivar el uso consciente del espacio. Hace bien beneficiarnos conjuntamente con todos los seres vivos y elementos del paisaje, para así formar una interrelación saludable que restituya la calidad de vida que tenemos en Santiago y se sustente a largo plazo.

Animales menores en compostaje


Hace unos días, un amigo me comentó que al pasear por su patio, se encontró con un gato ya muerto al final del jardín, el pobre parecía que había ido a morir allí por la agradable tranquilidad que disfrutó tantas veces en su vida. Conocía el lugar.


Entonces, surgió la pregunta: ¿dónde lo boto?, me dijo. ¿Botarlo? No lo botes, déjalo ahí mismo y se descompondrá, así volverá a la tierra. Además, no es un objeto desechable, le dije.
Es cierto, las mascotas o animales de cría que hayan muerto y, dependiendo del tamaño, se pueden incorporar a nuestra pila de compostaje o a la compostera pequeña, o simplemente dejándolo en el jardín y procurando aplicar capas de otro material disponible en cualquier casa como hojas secas, compost ya preparado o paja, para ayudar a la transformación aeróbica, lo cual no genera olores notorios y además son aplacados por estas capas de material mencionadas. Igualmente esta recomendación se aplica a composteras de exterior, no las de departamentos o loggias.